Ser o no ser madre

13 de Diciembre de 2021

Tradicionalmente, la creación de una nueva vida, era lo que daba sentido a la existencia femenina. La maternidad era entendida como un acto de autorrealización supuestamente instintiva de la naturaleza femenina. Quién no ha escuchado o leído en algún momento argumentos que defienden que al ser madre, la mujer logra la plena identidad de su ser, su completa madurez o cumple de alguna forma con su destino. Sin embargo, más que destino, podríamos decir que desde una visión más tradicional, las mujeres hemos sido cuidadosamente educadas y socializadas desde que nacemos, en un determinado modo de vivir, de comportarse, de pensar, de sentir y de ser: comprensivas, afectuosas, sacrificadas, etc.

Esta visión tan empobrecida de la naturaleza de la mujer, donde básicamente su función era la de la reproducción de la especie, ha evolucionado al tiempo que la realidad social se transforma. Actualmente la sexualidad está cada vez más diferenciada de la reproducción. Son incontables los avances que han propiciado esta transformación: el crecimiento demográfico, la inclusión de la mujer en el ámbito laboral, los anticonceptivos, entre otros. Actualmente, la maternidad es entendida como una decisión. El embarazo es aplazado en muchos casos hasta obtener unas condiciones óptimas, lo que hace imprescindible el deseo consciente y la voluntad de tener un hijo, especialmente para la mujer.

Es importante entender la complejidad del deseo de ser o no ser madre por parte de una mujer: conlleva un proyecto vital, riesgos, significados, expectativas más o menos idealizadas, miedos, ansiedades… Las motivaciones que llevan a una mujer a ser madre son múltiples y diversas, conscientes o no, e incluso contradictorias. Puede haber mayor o menor presión social y pueden estar interviniendo múltiples mecanismos psíquicos en dicha decisión: la identificación con la madre, por el deseo de aproximación a la pareja, etc..

Así pues, incluso cuando el embarazo es claramente deseado y genera expectativas muy positivas, puede movilizar en la mujer un sinfín de ansiedades, fantasías, conflictos psíquicos, temores y ambivalencias.

Muchas mujeres acuden a consulta con esta duda: ser o no ser madre. Y es que es una gran decisión, muy personal, y en muchos casos muy difícil de tomar. Y la verdad es que lo más importante es, que decidas lo que decidas, tomes la decisión de forma consciente. Dudar es muy sano, ya que cualquier decisión conlleva renuncias. Si leyendo estas líneas te has sentido identificada, y quizás lleves mucho tiempo con dudas y sin saber tomar una decisión al respecto, acudir a la psicología podría ayudarte. ¡No dudes en consultarnos!

María Espigares de Silóniz |  Psicóloga y Psicoterapéuta Gestalt en Madrid

m.espigares@psicologiamentae.com

Enviar comentario

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

  Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.


  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • wordpress_gdpr_privacy_policy_accepted
  • PHPSESSID
  • cpsession
  • et-pb-recent-items-colors
  • timezone
  • wordpress_test_cookie

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios