Mindfulness, ¿qué es?

12 de Febrero de 2015

La Atención plena o “mindfulness” proviene de la palabra “sati” en pali, lengua extinguida en la que están recogidos los textos budistas, la cual expresa “conciencia”, “atención” y “recordar”, aunque esta última acepción se refiere a recordar estar presente en el aquí y ahora. Para definir el concepto citaremos a John Kabat-Zinn:

mindfulness es la conciencia que surge de prestar atención, de forma intencional, a la experiencia tal y como es en el momento presente, sin juzgarla, sin evaluarla y sin reaccionar a ella. Además, la práctica de la atención plena supone, asimismo, dirigir la atención al momento presente que estamos viviendo con una actitud de compasión, interés, apertura y amabilidad, independientemente de si la experiencia resulta agradable o desagradable.” (Kabat Zinn, 2003)

Desgranando la definición encontramos:

Atención plena a la experiencia presente momento a momento: Esto implica dirigir la atención de manera intencional a las múltiples sensaciones y pensamientos que están presentes en la experiencia inmediata, en el aquí y ahora.

Aceptación y apertura: Permitir que los pensamientos, emociones y sensaciones ocurran en nosotros y dejarlos fluir sin quedarnos enganchados a ellos. Aunque esto parece fácil de conseguir, no lo es tanto. En nuestro día a día evitamos constantemente ciertas sensaciones o pensamientos. Y esta evitación nos puede arrastrar con facilidad a un ciclo destructivo. Por ejemplo, hay mucha gente fumadora que se plantea dejar de fumar por su salud, para poder hacer ejercicio, etc. Sin embargo, dejar de fumar implica abrirse a una serie de sensaciones desagradables como el malestar, la ansiedad, la ira,… y pensamientos destructivos para la persona como “no voy a poder dejarlo”, “al final acabaré volviendo al vicio” o “ de algo hay que morir”, entre otros. Es decir, para dejar de fumar hay que estar dispuesto a sentir todo esto y aceptarlo, ya que forma parte del camino que se dirige hacia lo que nos importa. Que en este ejemplo es dejar de fumar.

Imparcialidad, no juzgar: Esta característica del mindfulness implica no juzgar ni dividir la experiencia, tanto externa como interna, en “buena o mala”. La experiencia se vive, se observa, sin separarla en categorías. Y si esto último se hace, también deberíamos observar nuestra tendencia a clasificar la experiencia. Una de las razones para no juzgar la experiencia estriba en la tendencia de la persona, del ego, de aferrarse a lo que le gusta y evitar lo que le disgusta. Si deseamos lo agradable y evitamos siempre lo desagradable nuestra vida se podría limitar en muchos aspectos. Por ejemplo, nunca estaremos contentos con nuestra vida pues esta siempre podría ser mejor; o para que hacer ejercicio si al principio sólo nos fijamos en la pereza, la falta de ganas, el malestar, tener que pasar frío en la calle o dejar de hacer otras cosas que nos atraen más. La experiencia conviene vivirla, sea cual sea su signo, pues a lo mejor el dolor de la vida sirve para hacer hueco a algo más profundo.
Esta tendencia a juzgar implica también que nos juzguemos a nosotros mismos y digamos cosas como “soy ansioso” o “soy alcohólico”. Y con estas aseveraciones ensombrezcamos todo lo bueno y maravilloso que hay en nosotros mismos. En lugar de decirnos eso, el mindfulness invita a cambiar nuestra forma de hablarnos por otra más realista y menos destructiva: “tengo pensamientos llenos de ansiedad” o “tengo conductas adictivas”.

El interés: Este aspecto del mindfulness también se denomina “mente del principiante” y enfatiza el estar dispuesto a verlo todo como si fuera la primera vez. Al igual que un bebé se encuentra fascinado con la vida y todo es nuevo para él; el principiante ha de levantarse cada día sin dar nada por supuesto. Ningún momento es igual a otro. Así nos vemos libres de las expectativas basadas en experiencias previas, y el día a día cotidiano se podrá convertir en algo fascinante.

La paciencia: La paciencia es una forma de sabiduría. Demuestra que comprendemos y aceptamos el hecho de que, a veces, las cosas se tengan que producir cuando les toque. En la vida actual la falta de paciencia nos lleva a tener prisa, estrés y ansiedad en múltiples contextos en los que desearíamos estar en otro lado, como un atasco o cuando esperamos a alguien. Estos son ejemplos de situaciones en las que entramos en un estado de estrés o de malestar reactivo y queremos escapar de ellas; dejando de vivir el momento presente.

La amabilidad: Esta cualidad es necesaria para respetar y ser bondadosos con todos los fenómenos de nuestra mente. Cuando nuestras emociones desagradables, como la ira o la tristeza, nos invadas, acunémoslas y observémoslas con amabilidad y bondad. Seamos amables con cada experiencia. Tengamos una actitud mindfulness

Samuel Gómez Jiménez | Psicólogo Sanitario

samuel@psicologiamentae.com

Enviar comentario

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

When you visit any web site, it may store or retrieve information on your browser, mostly in the form of cookies. Control your personal Cookie Services here.


  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • wordpress_gdpr_privacy_policy_accepted
  • PHPSESSID
  • cpsession
  • et-pb-recent-items-colors
  • timezone
  • wordpress_test_cookie

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios